Skip links

Crisis de angustia

Primera Sesión Informativa ¡GRATIS!

Crisis de angustia

Primera Sesión Informativa ¡GRATIS!
crisis-de-angustia

¿Qué son las crisis de angustia?

Cuando una persona está constantemente con un temor hacia situaciones negativas que cree que le pueden suceder en el futuro, se genera una sensación de miedo  que puede desencadenar lo que conocemos como crisis de angustia.

crisis-de-angustia

¿Qué son las crisis de angustia?

Cuando una persona está constantemente con un temor hacia situaciones negativas que cree que le pueden suceder en el futuro, se genera una sensación de miedo que puede desencadenar lo que conocemos como crisis de angustia.

¿Cuáles son los principales síntomas?

En las crisis de angustia, aparecen algunos de los siguientes síntomas físicos y psíquicos:

Sensación de asfixia o dolor torácico.

Mareo, inestabilidad o desmayos.

Miedo a volverse loco o morir.

Sofocos o escalofríos.

Náuseas y dolor de estómago.

Sensación de ahogo.

Sudoración.

Temblores o agitación.

Sensaciones de irrealidad o de niebla mental.

Taquicardia o palpitaciones con aceleración de la frecuencia cardíaca.

La duración de este estado de crisis oscila entre 10 y 45 minutos. Al finalizar, la persona puede regresar al estado  previo de calma, aunque también se puede mantener en un nivel moderado de ansiedad.

 

Aunque las crisis de angustia provocan mucho malestar no son peligrosas. En su mayoría las personas que las experimentan empiezan a temer por la posibilidad de padecer otras crisis. Este fenómeno, conocido como ansiedad anticipatoria, les hace evitar los lugares o situaciones donde padecieron dichas crisis, a la vez que empiezan a vivir en un estado de intranquilidad, ansiedad y miedo que puede cronificarse y desencadenar un trastorno de angustia, repercutiendo en su calidad de vida.

¿Cuáles son las causas de las crisis de angustia?

Los estudios realizados para determinar las causas de las crisis de angustia, hacen referencia principalmente a tres tipos de factores:

Rasgos de personalidad. Las personas que tienen un estilo negativo de interpretación de la realidad, tienden a magnificar las situaciones negativas y minimizar las positivas, consolidando unos estados emocionales de preocupación y miedo hacia el futuro.

Mantener unos niveles de estrés elevados. Cuando percibimos que no tenemos suficientes recursos para afrontar las situaciones, empezamos a sentir un nivel elevado de incapacidad que hace que los niveles de estrés se mantengan por encima de lo deseable. Este estado produce en la persona un nivel de preocupación constante para afrontar los problemas e incluso situaciones cotidianas de la vida.

Aprendizajes adquiridos en la infancia. El cómo vamos interpretando las situaciones en las primeras etapas de nuestra vida, influye en nuestro sistema de creencias cuando somos adultos.

¿Cuál es el tratamiento?

Antes de aplicar un tratamiento adecuado es importante realizar una valoración de los síntomas. Cuáles son los factores que desencadenan las crisis de angustia y cuánto tiempo lleva la persona padeciéndolas.

 

Es importante no dejar que las crisis se cronifiquen; es decir, si una persona empieza a tener los síntomas que hemos comentado, debe acudir a un profesional para superar esos estados.

 

Los tratamientos de elección realizados son la terapia cognitivo conductual y las técnicas de exposición graduada.

 

Ambas técnicas, aplicadas en nuestro Centro,  demuestran una gran efectividad en la desaparición de los síntomas y en la recuperación de la persona.

Consúltanos y te informaremos sin compromiso.

Primera sesión informativa gratuita.

contactar

Consúltanos y te informaremos sin compromiso.

Primera sesión informativa gratuita.

contactar